Tag Archive salto

PorIGC Profesional

ATAQUE GRAVE CONTRA MIEMBROS DE LA GUARDIA CIVIL EN LAS VALLAS DE CEUTA ¿HASTA CUANDO DEBEMOS AGUANTAR?

Las últimas decisiones adoptadas por el gobierno, en lugar de solucionar el problema, parece que lo han agravado, ya que la situación en Andalucía y las ciudades de Ceuta y Melilla es ya insostenible e imparable, debido al efecto llamada que esas mismas decisiones del gobierno han creado.

Los compañeros destinados en las unidades que más afectadas se ven por la llegada de extranjeros bien sea por mar o por tierra, se ven constantemente en una situación de vulnerabilidad, puesto que, no solo disponen de escasos medios para cumplir con los cometidos que la ley les marca, sino que los que disponen, no pueden usarlos, ya que impera sobremanera la opinión pública a la integridad de los agentes que solo cumplen con su obligación. Por todos es sabido, tan solo hay que hacer un leve ejercicio de memoria, que se han publicado infinidad de noticias condenando el uso de fusiles para el lanzamiento de pelotas de goma, así como todo uso de la fuerza que la ley permite para repeler lo que en realidad es un ataque, y así lo calificamos desde esta asociación profesional.

En el día de hoy, el ataque no se ha concentrado en un solo punto, sino que se han dispersado y entrado por seis puntos distintos de la valla, lo cual ha provocado que una pareja de guardias civiles se encuentre frente a 60 o 70 asaltantes armados con ganchos, palos con clavos, cal viva, radiales, cizallas, bolas de heces y lanza llamas creados con botes de laca de gran tamaño y mecheros con los que han tratado de quemar y causar graves daños a los agentes allí comisionados, los cuales, tan solo disponen de la defensa de dotación que les facilita el Cuerpo, spray de defensa y cetmes para lanzar pelotas de goma, todos ellos de uso prohibido porque se trata de evitar una imagen que afecte al gobierno, aunque su uso sea en cumplimiento de la ley y de la propia defensa de la integridad física de los agentes. Esta situación se traduce en que varios guardias civiles se encuentren en el hospital con quemaduras en brazos, piernas, visión dañada por la cal viva y varias lesiones más de diversa consideración, 600-700 inmigrantes ilegales que han conseguido entrar en nuestro país, el CIE de Ceuta, que tiene capacidad para 600 personas y que actualmente acoge a más de 1200, se encuentra con los cientos que han entrado hoy a sus puertas para ingresar en el mismo.

Al efecto llamada mencionado con anterioridad, ha contribuido las decisiones tomadas por el gobierno a raíz del caso del Aquarius, como la decisión de dar coberturas sanitarias y ayuda económica a todos los inmigrantes ilegales que lleguen a España, lo que ha provocado que, desde principios de julio la entrada de ilegales se haya multiplicado. Como muestra de ello nos encontramos con que, en lo que va de semana, los buques de Salvamento Marítimo han trasladado a las costas españolas más de 1.500 ilegales “rescatados” en el mar, en muchos de los casos fuera de las zonas de actuación asignadas a España y contraviniendo los acuerdos en esa materia con Marruecos. La consecuencia es que los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) están saturados, de hecho, en Algeciras han convertido el pabellón municipal de deportes Andrés Mateo en un macro complejo policial donde se encuentran 250 inmigrantes, coincidiendo esta cifra con su capacidad máxima posible, añadiendo que, ya han recibido de salvamento marítimo el aviso de que 300 inmigrantes más van de camino a bordo de tres buques de salvamento, teniendo que sacar fuera esta misma tarde a 200 inmigrantes, tras su identificación y orden de expulsión en el bolsillo, donde las diferentes ongs irán a recogerlos. Dichas órdenes de expulsión, en su mayoría no se pueden materializar debido a que no existen convenios de devolución.

En cualquier otro país del mundo, el hecho de que alguien trate de cruzar la frontera de forma ilegal, atacando a las fuerzas de seguridad del estado de dicho país, es considerado un acto de agresión y las fuerzas de seguridad que defienden dicha frontera pueden hacer uso de los medios disponibles para hacer cumplir la ley, pero aquí en nuestro país la realidad es otra completamente opuesta. Esos inmigrantes que se quedan deambulando en la ciudad de Ceuta aumentan la delincuencia de la ciudad, con el riesgo que ello supone para los ciudadanos de esta ciudad, ya que, recordemos, que esas personas han usado armas contra los miembros del Cuerpo de la Guardia Civil y no para amenazar precisamente sino para dañar sin medida ni control a éstos, que no pueden emplear ni los medios menos lesivos de los que disponen.

Del mismo modo, volviendo a los hechos acaecidos hoy en Ceuta, desde IGC nos preguntamos cómo es posible que una vez más los altos mandos de los Servicios de Inteligencia del Estado, no han sido capaces de predecir el ataque y entrada de personas ilegalmente en España, ni tan siquiera el personal destacado en Marruecos en cooperación con las Fuerzas de Seguridad y Militares de ese país han sido capaces de detectar quiénes, ya sean personas o grupos organizados de personas, han facilitado los apoyos y medios necesarios (radiales, cal,…) para franquear la frontera hiriendo a los guardias civiles que han intentado evitar lo que humanamente es inevitable, en esas circunstancias, aun anteponiendo sus propias vidas.

El problema de la inmigración ilegal, y los asaltos y atentados a la seguridad nacional de España, es tan sumamente grave, que sólo puede paliarse físicamente a corto plazo, -con más guardias civiles y medios impeditivos no agresivos-, y empezar a resolverse a medio y largo plazo, con planes que afecten a los países del norte de África, especialmente a Marruecos, pues si ilegales son en España esos que la asaltan, también lo son en Marruecos, y sin embargo lo más que hace el Gobierno marroquí es dejarlos a su suerte y en pésimas condiciones de supervivencia en núcleos cercanos a la frontera. En esas circunstancias es seguro que se produzcan periódicamente estallidos de esa masa de personas desplazadas fuera de su país de origen, cada vez con más virulencia.

Desde Independientes de la Guardia Civil (IGC), sólo podemos que instar a las Autoridades gubernativas y europeas para que lleguen a acuerdos de desarrollo económico y de protección de los derechos humanos, con los países del Norte de África, y al igual que hace Europa, concentre en zonas habitables y de inserción social temporal, a esa población desplazada que se introducen ilegalmente en territorios ajenos a sus países de origen, por motivos más económicos que políticos, para procurarles cuando sea posible y necesario, en condiciones de regularidad, la estancia y autorización para trabajar en el territorio europeo.

Los países del Magreb deben convertirse en receptores intermediarios y transitorios de estas personas, evitando que los desplazados se conviertan en una grave amenaza para la seguridad nacional de España. No pueden ser meros receptores de personas, que en sus países también se encuentran ilegalmente, y concentrarlos alejados de la civilización para que una vez llegan a un gran número y a condiciones de supervivencia desastrosas, se lancen hacía los guardias civiles que protegen la frontera.

Toda intervención preventiva en Marruecos es necesaria para evitar este tipo de catástrofes humanas y de seguridad, y para evitar la intervención de grupos organizados o terceras personas que les presten apoyo y medios, para asaltar el territorio español. Madrid,