SE SUICIDA EL SARGENTO JEFE DE LA POLICÍA JUDICIAL DE LA GUARDIA CIVIL DE FUERTEVENTURA

La Sección de Suboficiales de Independientes de la Guardia Civil (IGC) conoció de la apertura de un expediente disciplinario contra el Sargento de la Guardia Civil, porque quería afiliarse a la asociación a partir del inicio del año próximo, aunque era socio de otra asociación de Suboficiales.

El Sargento Jefe de la Policía Judicial de Fuerteventura decidió en el día de ayer quitarse la vida con su arma reglamentaria, tras sufrir la apertura de un expediente por supuesta falta muy grave, a consecuencia de un parte disciplinario trasmitido por el Capitán Jefe de la Guardia Civil de esta isla canaria, tras darle supuestamente cuenta un subordinado, de una conversación telefónica grabada que mantuvo con el Sargento fallecido, a consecuencia de una discrepancia por la no inclusión en una propuesta para felicitación y condecoración por servicios meritorios.

El Sargento se dirigió a la organización profesional Independientes de la Guardia Civil (IGC), para a través de compañeros de promoción contarles la situación profesional a la que se le había abocado, “tras buscarle la boca” un Cabo 1° de la Guardia Civil que le había grabado la conversación telefónica.

Malagueño de nacimiento, de 40 años, estaba afincado desde niño en la isla canaria de Fuerteventura de donde es también su mujer e hijo. Fue Cabo 1º hasta 2016 que ingresó en la Academia de Suboficiales, llevando más de una año ejerciendo el cargo de Jefe del Equipo Territorial de Policía Judicial. Ingresó en la Guardia Civil en el año 2.002 procedente de la Legión.

De Cabo 1º estuvo destinado en Policía Judicial, Equipo de Delincuencia Organizada EDOA en la Comandancia de Guipúzcoa, donde fue varias veces condecorado por sus intervenciones en las investigaciones contra el tráfico de droga en esa provincia del País Vasco.

Al parecer, surgieron conflictos entre el Equipo de Policía Judicial de Fuerteventura, que comandaba, con la Unidad de Seguridad Ciudadana de la propia Guardia Civil de esta isla, exigiendo el Sargento que se siguiera el Manual de Policía Judicial y aquellos casos de mayor enjundia, que requirieran de una investigación más técnica, le fueran transmitidos, aún de recibirse la denuncia en esa Unidad de Seguridad Ciudadana.

Supuestamente, un Cabo 1° de la Guardia Civil de la Compañía de Fuerteventura, le llamó para grabarle en una  conversación telefónica, dando cuenta del contenido de la misma a su jefe, el Capitán que trasladó a la Dirección General de la Guardia Civil un parte disciplinario, consiguiendo la apertura de un expediente por supuesta falta muy grave.

Presuntamente estaba siendo objeto de acoso, no por sus subordinados, agentes de Policía Judicial, sino por otros miembros de la Unidad de Seguridad Ciudadana, dependientes del Oficial que transmitió el parte disciplinario.

Además el Sargento, había detenido anteriormente a uno de los guardias civiles supuestamente acosadores por supuesto delito de tráfico de drogas y otro, había sido denunciado y condenado por lesiones.

Independientes de la Guardia Civil (IGC), lamente la nefasta resolución de este conflicto mediante el suicidio del Sargento y se pondrá a disposición de la viuda, recabando testimonios de otros Suboficiales y Guardias Civiles que sabían del mal trago que estaba pasando el fallecido, porque lo contaba, e intentará que el Juzgado de Instrucción que conozca de las diligencias no archive el caso ante un supuesto suicidio, y a petición de la asociación y/o viuda, ejercer la acusación popular y/o particular, contra aquellos que pudieran haber influido en el suicidio, si tras solicitar los documentos del procedimiento disciplinario y conocer a través de terceros, del supuesto acoso que pudiera estar viviendo, se infiriera acción dolosa con resultado de muerte y, por tanto, ante las pruebas indiciarias, practicadas como preludio de una querella contra persona o personas concretas, poder deducir delito, o en su defecto responsabilidad civil por terceros o por la Administración, de tal manera que se le considere fallecido a consecuencia de su actividad profesional y la viuda pueda obtener una mejor pensión de viudedad.

Autor entrada: IGC Profesional

Deja un comentario